La Federación Internacional de Baloncesto Asociado (FIBA), mediante su delegado técnico Javier Otero, dio el aval al polideportivo de Quillacollo para recibir al baloncesto durante los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

Otero visitó el escenario deportivo junto a personal técnico del Comité Organizador de los Juegos (Codesur), el administrador del escenario dependiente del Ministerio de Deportes, Edwin Guzmán, y el presidente de la Federación Boliviana de Baloncesto, que a la vez es el titular del Comité Olímpico Boliviano (C0B), Marco Arze. Al finalizar la inspección, dijo estar impresionado por la infraestructura, expresando que el coliseo es uno de los mejores en el contexto sudamericano.

“Fue una grata sorpresa, debo confesar que Bolivia tiene una instalación de jerarquía internacional, que podría albergar cualquier torneo de baloncesto”, dijo Otero.

El polideportivo, que fue inaugurado en septiembre de 2012 y demandó una inversión de Bs 81 millones de bolivianos, tiene un aforo para 12.000 espectadores, un palco para 93 personas, tablero electrónico tipo cubo, 12 cabinas para prensa, un sistema de iluminación moderno con cuatro niveles de luz, vestuarios, sala de doping, además que casi tiene completo su equipamiento deportivo.

En la inspección, Otero no hizo más que algunas sugerencias en cuanto al tablero, contar con repuestos para la jirafa y el pintado del piso del campo de juego, en el que se debe tapar el delineado del fútbol de salón.

“Las observaciones son mínimas, detalles que se deben ajustar. En estas condiciones podemos disputar un torneo hoy. Pero, recalco, estas instalaciones son envidiables, ojalá otros países pudieran tener este tipo de escenarios. No existe ninguna objeción para que reciba los Juegos”, añadió Otero.

Por su parte, Arze quiere que este escenario sea la sede de las concentraciones de las selecciones nacionales. Además, el coliseo podría ser inscrito ante la FIBA para que Bolivia pueda disputar los clasificatorios a la Copa Mundial.

Entre tanto, Guzmán quedó satisfecho con el resultado de la inspección. Este coliseo será sede en los siguientes días de un campeonato intercolegial de unidades educativas de Quillacollo, denominado “Copa de Campeones”, que será una previa a los Juegos Plurinacionales.

MODALIDAD TRES POR TRES

La FIBA gestiona que la modalidad 3×3 también se dispute en los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, como una prueba o test. Según explicó Javier Otero, el 3×3 es una modalidad que hace algunos años la FIBA generó para promover el baloncesto. Es una especialidad que se disputa en mitad de cancha, con un juego más urbano para atraer a las personas.

“Si Dios quiere, en los próximos Juegos Olímpicos Tokio 2020, esta modalidad sería una disciplina aprobada. Ya está en el programa de los Juegos Panamericanos Lima 2019, también en los Juegos Centroamericanos. Estamos tratando de ver que esta disciplina como prueba se pueda llevar adelante en los Juegos de Cochabamba”, dijo Otero.

Los equipos profesionales

La categoría en los Juegos Suramericanos 2018 será absoluta, motivo por el que las selecciones pueden llegar con sus primeros planteles.

Otero informó que se tiene prevista la llegada de ocho selecciones por categoría (damas  y varones), aunque son 14 países los que forman parte del circuito de los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

CINCO EQUIPOS VAN POR EL TÍTULO DE LA LSBB

El gerente de la Federación Boliviana de Básquetbol (FBB), Javier Gutiérrez, confirmó ayer a los cinco finalistas de la Liga Superior del Básquetbol Boliviano (LSBB) 2016, certamen que clasificará al campeón al triangular por el ascenso/descenso de categoría, torneo reducido en el que aguarda Calero (PTS), luego del abandono de Bolmar (LPZ).

Según el informe de Gutiérrez, los finalistas son: Universidad Católica (UCB) de La Paz, Universitario de Sucre, Domingo Savio de Potosí, Real Montero de Santa Cruz y CARL A-Z de Oruro.

“Las finales aún no tienen fecha y sede, pero estimamos que el torneo debe acabar el 5 de abril para dar lugar al triangular final”, dijo Gutiérrez.

De acuerdo a la convocatoria, los cinco finalistas deberán jugar en terreno neutral bajo el formato de todos contra todos, en cuatro días de intensa disputa.

A falta de la comunicación oficial y el interés de un club para ser el anfitrión, los tiempos para la disputa de este certamen y la liguilla final.

En la mencionada convocatoria, las fechas de disputa eran: 24 al 26 de marzo (fase final nacional) y del 31 de marzo al 2 de abril (liguilla).

El estimado de conclusión de este proceso es a mediados de abril, antes del inicio del torneo 2017 de la Libobásquet, pactado para el 21 de abril.

Fuente: Los Tiempos